HABLA EL CORAZON DE UNA MUJER

Imagen
HABLA EL CORAZÓN DE UNA MUJER

¿Lo hacemos los dos?
Dime a menudo que me amas, a través de tu charla, tus acciones y tus gestos. No supongas que yo lo sé.
Quizá muestre signos de turbación e incluso niegue que lo necesite, pero no lo creas, hazlo de cualquier manera.
Felicítame a menudo por los trabajos bien desempeñados, y cuando falle, no me desacredites, en vez de ello dame seguridad.
No tomes muchas de las cosas que hago por ti como algo que se da por sentado. El refuerzo positivo y el agradecimiento darán como resultado, la seguridad de que yo las repita.
Hazme saber cuándo te sientas deprimido, solo o incomprendido. Seré más fuerte al saber que tengo el poder de consolarte. Los sentimientos si no se verbalizan, pueden ser destructivos. Recuerda, aún cuando te amo, no siempre puedo leer tu mente.
Expresa sentimientos y pensamientos jubilosos. Le darán vitalidad a nuestra relación. Es maravilloso festejar los no cumpleaños, los días de San Valentín personales. Dar regalos de amor sin razón alguna y escucharte cuando expresas con palabras tu felicidad.
Cuando me respondes me siento tan especial que eso compensa a todos aquellos que, durante el día, pasaron a mi lado sin verme.
No invalides mi ser diciéndome que lo que veo o lo que siento es insignificante o no es real. Si lo veo y lo siento. . . para mí. . . se trata de mi experiencia y por lo tanto es importante y real.
Escúchame sin juzgarme o sin ideas preconcebidas. Ser escuchado, lo mismo que ser visto, es algo vital. Si en verdad me ves y me escuchas tal y como soy en el momento, eso será una constante afirmación de mi ser, a medida que mutuamente nos ayudamos a cambiar.
Tócame. Sostenme en tus brazos. Acaríciame y abrázame. Eso me revitaliza.
Hazle saber a los demás que me valoras. La afirmación pública de nuestro amor, me hace sentir especial y llena de orgullo. Es bueno compartir con los demás la alegría de nuestra relación, casi siempre descubro las alternativas para mis problemas, mi creatividad y mis necesidades espirituales en los momentos de quietud.
Hazle saber a los demás que me valoras. La afirmación pública de nuestro amor, me hace sentir especial y llena de orgullo. Es bueno compartir con los demás la alegría de nuestra relación.
¿Lo haces tú? ¿Lo hago yo?
De LEO BUSCAGLIA

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s