BIENAVENTURANZAS DE LOS ABUELOS

POR AMOR A ELLOS.
BIENAVENTURANZAS DE LOS ABUELOS

Imagen

 

Benditos los que son capaces de comprender que me tiembla el pulso y que mis pasos son lentos y vacilantes.
Benditos los que se acuerdan de que mis oídos ya no oyen bien y que a veces no entiendo todo.

Benditos los que saben que mis ojos ya no ven bien, y no se impacientan cuando se me cae algo de las manos y se rompe.

Benditos los que no se avergüenzan de mi torpeza al comer y me hacen un lugar en la mesa familiar.

Benditos los que me escuchan aunque les cuente mil veces el mismo cuento, o los mismos recuerdos de mi juventud.

Benditos los que no me hacen sentir de más y me demuestran su afecto con delicadeza y respeto.

Benditos los que encuentran tiempo para estar a mi lado y enjugar mis lágrimas.

Benditos los que me tiendan su mano cuando me llegue la noche y deba presentarme ante Dios.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s